Buscar este blog

viernes, 3 de abril de 2020

IV Edición del Proyecto de Salud en Senegal. Perfil del alumnado y resultados

Una vez terminado el trabajo en terreno es el momento de realizar un balance cuantitativo y cualitativo del desarrollo del proyecto. Estos datos y observaciones nos permiten disponer de un documento para valorar los resultados y alcance de la formación y, por supuesto, realizar aportaciones para ir mejorando en cada edición.


Perfil del alumnado

Si bien el proyecto está dirigido fundamentalmente a mujeres, promovemos la incorporación de hombres aunque el porcentaje es bajo, este año ha sido del 1%, sirven de ejemplo para los otros congéneres, en el transcurso del proyecto se insiste  en que la salud no es sólo una cuestión femenina.

Este año el 63% de las mujeres tienen menos de 40 años. Por otro lado, únicamente un 17% se dedican a una actividad remunerada que suele ser el pequeño comercio (un 72%) en el mercado local. 



Algunos resultados

Antes de comenzar el proyecto se ha realizado un test a una muestra representativa de alumnas y, el mismo cuestionario se ha llevado a cabo al final. En el cuestionario se indaga sobre los hábitos de higiene y  esta herramienta (pretest y postest) nos permite tener una  datos de los resultados.

Entre otras cosas,  durante el curso las mujeres aprenden a cómo potabilizar el agua del pozo para prevenir enfermedades como la diarrea o los parásitos intestinales. Este año en las zonas rurales el 81% de los encuestados utilizan para beber solo agua del pozo.

Al inicio del curso el 39% decían potabilizar el agua con unas gotas de lejía, al final de la formación el 97% potabilizan el agua antes de beberla. Este pequeño gesto ha ayudado a reducir los casos de diarrea.


Por otro lado, los efectos positivos colaterales del proyecto se manifiestan en el ámbito de la participación ciudadana. Los grupos de mujeres de ECCA una vez finalizado el curso han continuado los reencuentros para desarrollar otras actividades además de las de limpieza. De este modo, hemos contribuido ha desarrollar un tejido social antes inexsitente. 


Testimonio de las mujeres

Gracias a ECCA hemos aprendido a potabilizar el agua que cogemos del pozo, antes no sabíamos la cantidad de lejía que debíamos poner al agua, ahora lo sabemos.
No sólo las mujeres hemos aprendido la teoría sino también la práctica, las actividades prácticas nos han permitido a mejor conocer cómo debemos proceder en nuestras casas para que la familia tenga salud.

Un trabajo en equipo
Este año cerramos el proyecto con la satisfacción de haber aportado nuestro grano de arena para  la mejora de las condiciones de vida de la población en Senegal.
Todo ello ha sido posible gracias al esfuerzo de un gran equipo tanto en sede como en terreno, mención especial para el equipo local en Senegal. Durante estos años se han forjado profundos lazos de amistad con la base del “espíritu de ECCA”, es como llaman nuestros coordinadores a la actitud constructiva ante los problemas, la honestidad en el trabajo y el respeto hacia el otro. Estas premisas nos han permitido a todos aprender y evolucionar en los ámbitos profesional y personal.  ¡Gracias equipo!




No hay comentarios:

Publicar un comentario